Visita la Isla de Lokrum

Es uno de los lugares más atractivos del Sur de Dalmacia, a tiro de piedra de Dubrovnik. Una isla con una historia apasionante que podréis descubrir de una forma muy accesible. Diariamente desde el Muelle de Portoc en el extremo opuesto a la Puerta de PIle, podemos embarcar en pequeños ferrys o taxis botes,   para que  os lleven hasta la isla.

Una vez arribéis en Lokrum, su belleza os deslumbrará, una isla sin habitar, con un halo de misterio y magia que iremos descubriendo poco a poco. A pesar de ser pequeña en extensión, es muy grande respecto a su historia. Todo comenzó cuando en el año 1023 los Monjes Benedictinos decidieron construir un santuario en Lokrum, un lugar de reposo, sin ruidos, rodeados de una exuberante naturaleza. No es de extrañar que los monjes, sabios en la artes de la jardinería, decidieran crear uno  de los Jardines Botánicos más bonitos del mundo.

Lokrum además una fortaleza natural que protege a la ciudad de Dubrovnik paralizando las mareas, una especie de barrera natura que hace que los cambios en las mareas apenas se aprecien en la Perla del Adriático.

Posteriormente fueron los aristócratas, como el Archiduque Maximiliano de Habsburgo, quién ocuparon este bello rincón del Adriático para descansar de sus ajetreadas vidas. Allí, junto al Monasterio, construyó una Gran Mansión.

La leyenda también cuenta que el famoso rey inglés,  Ricardo Corazón de León, llegó hasta aquí para retirarse tras las intensas guerras de las Cruzadas. Y tras ser ayudado por su población decidió costear la construcción de la Catedral de Dubrovnik.
Como veis, un lugar con muchas leyendas.

Consejos para visitar Lokrum

Os vamos a dar unas recomendaciones para sacar el máximo partido a vuestra visita a la Isla.
En primer lugar informaos bien de los horarios de los ferrys para aprovechar la jornada al máximo.
Os recomendamos ir con un calzado cómodo, una mochila para llevar algo de comer y si vais en verano, bañador y chanclas.
Una vez en la Isla tened en cuenta que es un lugar en el que no hay grandes infraestructuras,  por lo que caminareis por senderos con desniveles, y aunque no hay grandes distancias si que hay algunas cuestas.

Una de las visitas ineludibles es la del Monasterio Benedictino, pero antes debéis atravesar los Jardines de Maximiliano. Un lugar que se ha convertido en peregrinaje para los fans de la famosa serie Juego de Tronos, ya que aquí fueron rodadas algunas escenas de Desembarco del Rey. La isla de Lokrum se convirtió en la Ciudad de Qartz, dónde la princesa Daeneris quiso conquistar el famoso Trono de Hierro.

Prácticamente todos los lugares más importantes de la Isla se hallan en la zona sureste, excepto el Fort Royal , un edificio defensivo que fue construido por las tropas francesas durante su ocupación. Una de sus características principales es la forma de estrella de su base, muy eficaz para controlar a sus enemigos. Las vistas son impresionantes, así que no dudéis en subir  a lo más alto de la fortaleza, que se haya sobre una colina a  más de 90 metros de altura.

La isla se recorre andando sin problema, por lo que os animamos a visitar todos los rincones de la misma. Continuando el recorrido hacia el sur, os animamos a relajaros entre las numerosas especies de plantas, árboles y flores que habitan en el Jardín Botánico. Existen especies vegetales de todo el mundo que hacen que esta visita sea una grata experiencia. Además si tenéis suerte podréis encontraros algunos amigables pavos reales de nacionalidad española.

Si tenéis hambre podéis comer algo en un par de pequeños restaurantes de la isla. Y tras un ratito de relax, os recomendamos ir a daros un baño al Mrvto More, es decir el Mar Muerto. Si, es un lago salado en medio del paisaje boscoso, que se presta para darnos un buen baño. Eso sí, no os olvidéis de las cangrejeras.


Lokrum es una visita obligada, disfrutarás de pasear en una isla paradisiaca, entre robles, pinos y olivos. Aquellos que les gusten las profundidades os recomendamos llevar gafas y tubo de buceo y sumergios en las cristalinas aguas del adriático. Aunque no existen playas de arena propiamente dichas, encontraréis numerosos accesos con pequeñas escaleras para poder acceder al mar.

Y para los que practiquen el nudismo, no podéis dejar de acercados a Skrinja, una de las playas nudistas más importantes de la Costa Dálmata. El acceso es un poco complicado para evitar miradas indeseadas, pero si realmente queréis practicar nudismo os recomendamos acercaos a este rincón de Lokrum.