Visita a la Cueva de Postojna en Eslovenia

La Cueva de Postojna no es sólo una galería con estalactitas y estalagmitas, es una visita obligada si recorres Eslovenia,  sin duda una experiencia única.

Llegar hasta Postojna es fácil, desde casi cualquier punto del país nos indican cómo llegar hasta este complejo turístico, una vez allí encontramos amplios parkings preparados para acoger a todos los visitantes, por lo que no es complicado aparcar nuestro vehículo, también hay zona de estacionamiento de autobuses para los que acudan con excursiones.

La zona exterior está rodeada de un riachuelo que nos invita a dar un agradable paseo y conocer los orígenes de las famosas cuevas. 
Las instalaciones ofrecen multitud de servicios para los visitantes, desde la venta de entradas en las taquillas, como numerosos restaurantes y cafeterías para tomar un aperitivo, por supuesto las tiendas de souvenirs son muchas y seguro que si entras en alguna de ellas te llevaras algún recuerdo  de Postojna. 
Según nos acercamos a la entrada de la cueva vemos la entrada al Vivario  Proteus, otro de los protagonistas de las galerías, una especie de salamandra única en la zona del karst esloveno y croata. En este lugar podréis conocer más sobre este curioso anfibio que es ciego y no tiene pigmento en su piel, además podréis ver a estos pequeños animales con detenimiento. 

Otros animales que nos esperan en nuestra visita son las más de 7000 tipos de mariposas que se encuentran aquí. 
Más adelante llegamos a un restaurante que ofrece comidas a la carta, cuyos precios son más elevados que los otros establecimientos de comida rápida. 
Hay diferentes precios en las entradas, ya que podemos optar por una entrada que incluye la visita al Castillo de Predjama, o bien únicamente para la visita a las galerías, personalmente creemos que merece la pena visitar el Castillo por el encanto natural y paisajístico debido a su ubicación en la misma pared de la montaña. 
Bueno pues tras conocer el exterior ya es hora de adentrarnos en la cavidad, niños y mayores se disponen a subir a un trenecito que nos llevará a bastante velocidad a través de un túnel preparado para este vehículo y que nos dirige a un paraíso subterráneo. Eso sí, no se os ocurra levantaros del tren, ni sacar las manos de los vagones por si acaso…
Una vez dentro hay que pensar que desde 1818 ya entraban  “turistas” a estas cavidades,  se celebraban fiestas, conciertos y muchos de estos dejaban estampada su firma en las paredes. Todas estas informaciones las conoceremos a través de la audio guía que nos cuenta este tipo de anécdotas durante una hora y media aproximadamente.  La ruta a pie es interesante, las formaciones son imponentes,  notareis durante el “paseo” que hace mucho frio incluso en verano por lo que os recomendamos llevar una chaqueta. 

Al finalizar la visita y antes de salir al exterior veréis una tienda de souvenirs en cuyo interior disponen de oficina de correos, desde la que podéis como no, enviar una postal a vuestros amigos y familiares, algo curioso sin duda. 
A la cueva pueden acceder personas con movilidad reducida ya que se acondicionó para que todo el mundo pudiera disfrutar del lugar más visitado de Eslovenia, ciertamente todo el lugar es accesible cien por cien, algo que se agradece enormemente. 
 No os queremos desvelar más datos sobre la cueva, queremos que la visitéis, que disfrutéis y que os envolváis de la magia de uno de los Tesoros más maravillosos que la naturaleza ha regalado a Eslovenia. 
Os esperamos!!!