Tvrdalj, el Castillo más famoso de Stari Grad

Hvar es destino de miles de viajeros que buscan encontrar en Croacia el paraíso, sin duda es una de las Islas que atrapa al viajero. En Hvar hay numerosas atracciones tanto naturales cómo arquitectónicas que debes visitar. Hoy te vamos a contar un poco más acerca del Castillo Tvrdalj, uno de los lugares más bellos de Stari Grad, al norte de la isla.

Stari Grad se sitúa al norte de la isla, y aunque goza de menos fama que su vecina Hvar (municipio), es una visita imprescindible si viajas a la isla. Además gracias a que los ferrys llegan al puerto anexo, no hay excusas parar visitarla.

Desde la correría de arcos vemos el estanque dónde habita el Salmonete gris.

 

Uno de los grandes atractivos de Stari Grad, es el Castillo de Tvrdalj. Un edificio que fue construyendo a lo largo de su vida el poeta croata Petar Hektorovic. A finales del Siglo XV, el famosos poeta comenzó a edificar la que fuera su residencia. Sin duda aplicó su forma de vida al que fuera su hogar, creando un microcosmos en él. Convirtió su casa en un pequeño mundo rodeado de peces, pájaros, plantas y demás especies naturales, para ello creo un estanque dónde convivían los pequeños seres. Además abrió las puertas de su castillo a viajeros y mendigos para que pudieran contarles vivencias, anécdotas e historias que luego aparecerían en sus poemas. Durante los tiempos en los que las guerras asolaban a los habitantes de Hvar, también se convirtió en alojamiento para heridos y desahuciados.

Además de la belleza estética del Castillo Tvrdalj, éste lugar es muy peculiar por otros motivos. En las paredes de la casa el poeta croata inscribió más de veinte poemas. Palabras talladas en sus muros en latín e italiano que forman parte de su obra literaria, por ello muchos se refieren a su casa cómo “El libro de piedra”.

El Castillo está en pleno centro de la ciudad, y ya desde el exterior, su estilo renacentista te traslada al Renacimiento, aunque realmente sorprende el interior, su estanque y sus jardines son realmente bellos.A pesar de que en el Siglo IXX, y en contra de la voluntad del poeta, se cambió el aspecto de la Fortaleza, ya que sufrió importantes cambios con añadidos y pisos superiores.

 

Su interior es más bien sobrio y en la visita no es posible visitar la parte superior de la casa, aunque si que veremos las inscripciones que hay por las paredes. Muchas de ellas hacen referencia a motivos religiosos, ya que Petar Hektorovic era muy devoto de la religión cristiana. En los meses de verano cuando el calor aprieta en la isla, se agradece pasear bajo las parras de los jardines. Además el lugar emana paz, es perfecto para relajarnos un poco, alejarnos del gentío que seguro hay por toda la isla. La visita no es muy larga, por lo que el mayor tiempo lo emplearemos en fotografiar cada rincón, y si tenemos suerte tendremos cómo modelos a los coloridos peces, entre ellos el salmonete gris,  que habitan en el estanque.

 

VISITAS

Para poder visitar el Castillo sólo tenéis que acercaros a la Plaza Tvrdalj, allí mismo en el centro de Stari Grad os recibirán para realizar la visita, que cuesta en torno a los 3 Euros, hay que tener en cuenta que la visita no es muy larga. Se puede visitar de entre los meses de Mayo y Octubre, que es cuando los ferrys conectan con mayor frecuencia, la isla de Hvar con el continente.  También hay muchos tours y excursiones que ofrecen la visita si vais en grupo.