Split, la belleza de Croacia Patrimonio Unesco

No puedes visitar la Costa Dálmata y dejar de lado la ciudad de Split, sin duda es un lugar clave si visitáis la zona, ya que está conectado estratégicamente con el resto de ciudades y lugares más importantes de Croacia, la conexión de su aeropuerto con el resto de aeropuertos europeos hace que muchos viajeros elijan Split como lugar de destino para sus vacaciones. 

En Split, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, hay muchas cosas que hacer, sólo hay que organizarse para aprovechar al máximo todo lo que ofrece esta maravillosa ciudad, desde su interesante historia unida al Imperio Romano hasta el ambiente más moderno que emana la ciudad. 
Su máximo exponente es el Palacio de Diocleciano, un palacio que bien pudiera ser una pequeña ciudad, se encuentra bastante bien conservado todo su interior aunque aún continúan las tareas de reconstrucción de algunas zonas, podemos visitar su interior desde el subsuelo, aquí es muy interesante que un guía nos cuente las anécdotas e historias del famoso emperador que nos fascinarán desde el primer minuto. 

Perderte entres sus calles nos trasladará a la época del Imperio, viendo a determinadas horas un espectáculo que recrea en la Plaza del Peristilo escenas de la vida cotidiana de Diocleciano, podremos asistir a la representación sentados en las escaleras a tan peculiar teatro. 
Para acceder al interior del Palacio, que es una especie de fortificación, lo podemos hacer por las diversas puertas, cuatro concretamente, que se distinguían por el nombre en función de la importancia que tenían, una vez dentro junto al Peristilo está la Catedral de San Diomo, una de las más pequeñas del mundo, muy cerca de allí está el Templo de Júpiter que alberga obras con una gran importancia histórica. 
Si entramos por la Puerta de Oro veremos una inmensa estatura del Obispo Gregorio, famoso por traducir la biblia al idioma croata, todo el mundo que por allí pasa besa el dedo del pie de la misma que es de oro buscando la buena suerte.  Desde la Puerta de HIerro llegaremos en un momento a la Torre del Reloj. 

En Split hay que dejarse llevar por sus callejuelas, incluso podréis pasar por una de las mas estrechas o por algunos escenarios dónde se rodó la famosa serie Juego de Tronos, que nos llevan a los exteriores del Palacio, allí si continuamos hasta el final del paseo marítimo encontramos la Plaza Veneciana que dicen que se asemeja a la famosa Plaza San Marcos de Venecia, mucho más pequeña pero con un encanto especial, ideal para tomar algo o probar la deliciosa gastronomía dálmata, existen numerosas konobas que invitan a probar platos como la famosa Pasticada de carne, un lujo para todos los sentidos. 
Pero en Split hay mucho más que historia, el ambiente que se respira en la Riva o paseo marítimo es incesante, numerosas terrazas decoran el lugar, siempre hay gente disfrutando de un café o un refresco mientras no cesa de pasar gente que va y viene disfrutando de la noche de Split. 
A pesar de que para nosotros Split merece varios días para disfrutar al cien por cien de todo su atractivo, es indudable que es un punto estratégico, desde dónde se pueden realizar numerosas excursiones para visitar algunas de las Islas de la Costa Dálmata, a través de ferry o catamarán se puede llegar hasta Vis o Hvar. 
Si quieres viajar a Split y hacer un circuito personalizado puedes contactar con nosotros en info@ekorna.net para ayudarte en tus vacaciones