Portoroz, playa y lujo en Eslovenia

Situada en la costa eslovena, muy cerca de la frontera con Croacia, se encuentra Portoroz, una población rodeada de playas de arena fina y aguas cristalinas que son su mayor atractivo. Por ello en Portoroz encontramos una amplia oferta hotelera relacionada con el turismo de lujo y bienestar. Son muchos los Centros de spa y wellnes que se reparten por toda la ciudad, y es que la mayoría del turismo que viaja a Portoroz busca playa y relax.

Desde hace años, Portoroz fue un lugar elegido por la aristocracia para disfrutar del descanso de la ajetreada vida social, los nobles y acaudalados ciudadanos acudían a Portoroz a cubrirse de los “milagrosos” barros que emergían de las Salinas de Secovije. La fama de éstos lodos se fue incrementando hasta que gran parte de la nobleza europea se disputaba las plazas hoteleras para recalar aquí. Es por ello que existen numerosos edificios lujosos, hoy en día reconvertidos en hoteles del Siglo XIII y XIX, que dan ese aire de lujo de la ciudad.

Uno de los edificios más imponentes es el Hotel Kempinsky, construido en 1910, durante el Imperio Austro Húngaro, aunque su esplendor finalizó en 1990, cuando se declaró en ruinas justo antes del comienzo de la Guerra  de los Balcanes. Aunque tan bello edificio no podía morir de esa forma, así que en 2005 se comenzó su restauración hasta recuperar de nuevo el esplendor del pasado.

En sus habitaciones descansaron actrices y actores cómo Sophie Loren o Marcello Mastroianni, que cómo hoy en día disfrutaron de la buena vida de Portoroz.

Portoroz es un destino lujoso dónde se ofrecen actividades cómo jugar al golf, montar a caballo, realizar un paseo en velero… y por supuesto jugar en alguno de sus casinos. Muchos italianos acuden hasta Portoroz a jugar en los Casinos ya que en Italia el juego está prohibido, por lo que hay una afluencia bastante importante de éstos vecinos. Famosas son las veladas que tienen lugar durante todo el año en los casinos de Portoroz, dónde la ruleta no para de dar vueltas, las cartas se entremezclan y el ruido de las máquinas tragaperras no cesa durante largas horas.
La ciudad cuenta hasta con un aeródromo que está bastante concurrido debido a la gran afluencia de los nobles de hoy que acuden a Portoroz.

Los centros comerciales repletos de tiendas, las heladerías, y los diversos restaurantes son protagonistas de las animadas avenidas de Portoroz. Y nos cuentan que la noche en la ciudad es igual de animada que el día, la música suena por todo el paseo y la playa se convierte en una discoteca al aire libre, esto ocurre durante los sábados de verano.

Si bien es cierto, que en la ciudad no encontraremos un Casco Antiguo tan bello cómo las vecinas Piran o Izola. Pero no es un problema, podemos llegar hasta ellas en pocos minutos y disfrutar de ambas localidades costeras.

La gastronomía en ésta zona de Eslovenia tiene gran influencia italiana y mediterránea, con pescados y mariscos cómo protagonistas. Hay que decir que Portoroz no es barato, aunque la oferta gastronómica es muy amplia, por lo que puedes elegir. No debéis dejar de probar los ricos calamares, la lubina, los mejillones regado por un rico vino blanco esloveno.