Metelkova Mesto, una lugar diferente

Resulta maravilloso encontrar en medio de una ciudad como Ljubljana un lugar como Metelkova Mesto. Un lugar diferente, en el que el color de sus fachadas, adornadas con graffitis nos acompaña en toda nuestra visita.

Pero Metelkova Mesto es mucho más que esto, éste lugar nace en 1993, cuando una red de más de 200 asociaciones contra la violencia, deciden tomar este antiguo cuartel militar y hacer de él un centro cultural. Actualmente parte de la zona está considerada como Patrimonio Cultural Nacional.

Desde entonces comenzaron a autogestionarse, creando una pequeña ciudad en la que el arte y la cultura urbana son los grandes protagonistas.  Una vez nos sumergimos entre sus calles empezamos a sentir este ambiente bohemio y transgresor que se palpa en las diferentes esculturas, pinturas y demás escenificaciones.

Metelkova se compone de diferentes edificios que albergan clubes o asociaciones, éstas gestionan estos espacios para ofrecer a los que lo deseen actividades, talleres, conciertos, charlas….

En algunos lugares como la Gala Hala se celebran más de 100 conciertos al año, aquí se pueden escuchar diferentes grupos de música alternativa. Otro edificio emblemático es el Channel Zero, quizá uno de las plataformas más antiguas de Metelkova. Aquí se celebran todo tipo de eventos, desde musicales hasta teatro o representaciones de poesía.

En todos estos lugares se da un espacio para aquellos jóvenes que quieren desarrollar su arte, muchos acuden a ensayar con sus grupos, a pintar o a realizar actividades en algunos de estos locales. Otros clubs importantes son el Klub Monokel y el Klub Tiffany, ambos organizan charlas y exposiciones de la cultura lésbica y gay.

 

Incluso existe una galería de arte dónde los jóvenes artistas pueden exponer sus obras, es la Galería Alkatraz. Un proyecto en el que se exponen las obras más radicales y críticas del panorama europeo.

Pero en Metelkova además del arte en la calle y de los clubes hay tiempo para el ocio, y es que en el barrio encontramos también bares dónde tomar una rica y barata cerveza. Y si eres de los valientes puedes probar la famosa Sangre de Oso, que sinceramente, no sabemos de que está hecha, así que tu verás.

También son muchos los que deciden alojarse en Metelkova Mesto, y esto es posible, ya que existe una especie de Albergue-Hostal muy conocido, Hostal Celika, también llamado la Celda. ¿Os preguntáis por que se llama así? Pues sí, era una antigua cárcel militar. Hoy en día está totalmente renovada pero se han respetado las puertas de las celdas y muchísimas más detalles de la antigua prisión.

Debéis saber que las habitaciones no son muy grandes y no tienen grandes lujos,  aunque el ambiente está asegurado.

Sin duda Metelkova merece la pena, es una visita imprescindible si viajas a la capital eslovena. Descubrirás la zona más transgresora, unida siempre a la cultura más independiente y crítica, todo ello en un lugar surrealista y maravilloso ¿por qué no?