Los mercados con más encanto de Croacia

Quizá por su importancia, comenzamos por el Mercado de Dolac, situado en la capital de Croacia, en Zagreb. No conozco a nadie que haya visitado la capital y no haya paseado entre los puestos del Mercado de Dolac. Está situado en la zona de Kaptol, un lugar muy céntrico en el que el ambiente está asegurado. Tras una visita a la Catedral de la Asunción no debéis perderos este lugar. No os preocupéis, sus famosas sombrillas rojas que adornan el lugar os atraerán hasta allí.

 Mercado de Dolac

En el Mercado, que comenzó su andadura allá por 1930,  podemos encontrar de todo, desde productos típicos croatas, hasta trajes típicos o la famosa lavanda. Pero tened cuidado, es una gran tentación para los sentidos, la famosa miel, los sabrosos pasteles o los licores croatas os atraparán seguro. Ideal para comprar algunos souvenirs para la familia y amigos.

 

Si vuestro viaje continúa por la zona de Dalmacia, no os podéis perder el Mercado Ecológico de Split, otro lugar que nos enseña mucho sobre la gastronomía de esta zona en concreto. Desde las 6 y media de la mañana, durante toda la semana podremos degustar y disfrutar de los productos más verdes de Split. Frutas y verduras copan los puestos, aquí a diferencia del mercado de Dolac, sólo encontraremos éstos productos, ya que los pescados y carnes están en otro mercado en el punto contrario de Split. Está situado en el centro de la ciudad muy cerca de la Puerta de Plata del Palacio de Diocleciano. Uno de sus protagonistas es también la miel y el queso.

 

En Istria también encontramos encantadores mercados que nos abren el apetito, este lugar es ideal para amenizar nuestro paseo por la bonita ciudad de Rijeka y por su puerto. Aquí en este edificio neoclásico del Siglo XIX y sus alrededores encontramos todo tipo de productos relacionados con el mar y la montaña. los mariscos frescos y las carnes rojas harán nuestras delicias.

Desde las siete de la mañana abren sus puertas los comerciantes, dotando de color y ricos olores al lugar. Todos los días de la semana podremos ver los puestos de flores , frutas y verduras que  nos invitan a degustar los productos autóctonos. Pero si algo nos llamará la atención es el queso de Krk, la isla que produce un exquisito queso de oveja que encontraremos aderezado con trufa, orégano, y otras especias que hacen que sea especial.

También en Istria, concretamente en la histórica Pula,  encontramos un mercado ecológico. Está situado en el centro de la ciudad y lo veremos gracias a su edificio, muy característico de la época de su construcción en 1902, el protagonismo del hierro en su estructura hace que tenga un aire muy clásico.

Separado en plantas encontramos el pescado y la carne por un lado y las verduras por otro. Agricultores de Pula y alrededores se dan cita toda la semana para vender sus productos frescos. No podemos dejar de comprar el famoso jamón ahumado, queso o pasta fresca artesana, y si sois muy sibaritas podréis encontrar la famosa Trufa de Istria o el delicioso aceite de oliva croata.

 

Mercado de Pula