La Procesión Via Crucis en Hvar, en Semana Santa

Hvar es una isla mágica, un lugar que te atrapa entre sus callejuelas, el ambiente que se respira durante el verano es magno, pero también durante la Semana Santa atrae a miles de viajeros que buscan compartir con sus gentes una de las Procesiones más importantes de toda Croacia; el Via Crucis.

Ésta procesión comienza el Jueves Santo, y se lleva celebrando desde el 16 de Febrero de 1658, según numerosos escritos que así lo certifican, por lo que es una celebración ancestral que sus habitantes y cada vez más turistas viven con intensidad. El escenario es inigualable, ya que desde las siete parroquias que existen en toda la Isla, se comienza un peregrinaje de unos 27 km, que recorren gran parte de la isla durante unas ocho horas. Las localidades y pueblos que celebran esta tradición son Jelsa, Pitve, Vrsinik, Svirce, Vrbanj y Vrboska.

Una de las curiosidades de éste vía crucis es la forma curiosa en la que realizan el recorrido. En función de la población desde la que salen comienzan a caminar en sentido de las agujas del reloj, recorriendo caminos rodeados de la belleza de Hvar. Por lo tanto no se encontrarán nunca los peregrinos que la realicen.

Durante el recorrido pasan por diferentes pueblos que reciben a sus fieles con velas en las repisas de las ventanas, acogiendo a los que pasan con mucha amabilidad.
Los que lideran la marcha portan una cruz de gran peso , hasta 18 kilos que lleva un penitente vestido de nazareno, muchas veces lo hacen descalzos, realizando un esfuerzo que a algunos lleva hasta la extenuación. Además, al igual que en otras procesiones de otros lugares, existe una gran lista de espera para poder tener el orgullo de portar la cruz, en ocasiones los fieles inscriben a sus hijos casi al nacer, ya que las listas de espera alcanzan hasta los 20 años, curioso ¿verdad?

La cruz la recubren de una tela de encaje hecho a mano, muy típico en la Isla de Hvar de color negro, señalizando el duelo por la muerte de Jesús. Es muy curioso que la persona que porta la cruz no puede dejarla durante la marcha en el suelo, ya que para ellos da mala suerte, únicamente deben depositarla sobre el altar de las diferentes parroquias que visitan.

 

Mientras tanto, los peregrinos que acompañan a los cofrades realizan cánticos religiosos al son de los pasos, mientras portan linternas para cuando anochece.

Ésta tradición religiosa se ha convertido en una de las atracciones más importantes de la Semana Santa en Croacia, atrayendo a curiosos y fieles de todo el mundo que desean acompañar en el sufrimiento a los portadores de la cruz.

Y por supuesto, visitar la maravillosa Isla de Hvar, dónde debemos perdernos en algunas poblaciones cómo Jelsa, un pequeño pueblo marinero repleto de vegetación mediterránea, con una cuidad arquitectura. Se encuentra a unos 27 km de la ciudad de Hvar y es un punto obligado para vuestra visita a la Isla. Desde Hvar, se puede llegar en autobús, coche o motocicleta, allí mismo os podrán alquilar cualquiera de éstos últimos vehículos, y así recorrer mucho mejor la isla.

Cerca de Jelsa, encontramos el pueblo de Pitve, veremos un típico lugar dálmata, allí permanecen impasibles sus casas de piedra, el pavimento de sus calles y la armonía y tranquilidad de sus gentes, un lugar con mucho encanto ubicado en plena naturaleza.

Otro de los lugares que se visitan durante el vía crucis es Vrisnik, otra pequeña población cercana a Jelsa, dónde podremos tomar aire y sentir el relax y la nostalgia de éstos pueblos que permanecen intactos.
Continuando la ruta de la procesión encontramos Svirce, y vemos que el paisaje es similar a los otros pueblos de Hvar, los viñedos y los olivos os acompañan durante todo el viaje, además no debéis de olvidar degustar la rica gastronomía de la Isla, sobre todo en éstos pequeños paraísos, dónde encontraremos la mejor cocina casera de la Isla.

Por último, Vrboska, quizá es uno de los destinos más turísticos tras Hvar y Jelsa, está situado al norte de la isla y ha evolucionado para ofrecer a los viajeros comodidades e instalaciones para acoger a los visitantes. Muchos navegantes amarran sus yates y veleros en esta población para descansar y disfrutar del precioso entorno.

Croacia es un destino cercano, ideal para descansar, conocer y disfrutar de tradiciones ancestrales que nos muestran un poquito más de la historia de éste bello país. Así que no lo pienses más, aún estás a tiempo de volar hasta aquí y disfrutar de la Pascua.