La playa más bonita de Europa, Stiniva

Stiniva es uno de esos lugares que enamoran, solamente viendo fotografías de la misma hacen que nuestra mente se transporte a este paradisiaco lugar. Hace años era una cala recóndita, únicamente visitada por los habitantes de las poblaciones cercanas, pero con el auge del turismo se ha convertido en reclamo para miles de viajeros que acuden a este pequeño lugar .

Y decimos pequeño ya que únicamente cuenta con 30 metros de longitud y unos pocos metros de extensión por lo que si no madrugáis mucho es probable que no encontréis un hueco para poner vuestras toallas.  Sin duda las curiosas formas de las rocas creando un embudo natural hacen que esta playa sea especial.

Para llegar hasta aquí debemos hacerlo en alguna embarcación de recreo ya que es complicado llegar desde tierra, por lo que en época veraniega se convierte en un ir y venir de  veleros y barcos que acuden a tan recóndito lugar para tomar un buen baño en sus aguas turquesas. Existe un pequeño camino bastante escarpado por el que podemos acceder a la playa , eso sí evitar ir cargados con la nevera y la sombrilla porque es bastante empinado.  Por tierra se tardan  alrededor de 20 minutos por un camino de cabras.

No os preocupeis si os apetece tomar algo fresco para paliar el calor del verano, los habitantes de la zona lo tienen todo preparado, en la playita hay un pequeño chiringuito en el que podeis saciar vuestra sed. No obstante no está de más ir preparados con una mochila en la que no puede faltar, crema solar, toalla, cangrejeras, algo de beber, algo de picoteo, sombrero y gafas de sol, vamos lo necesario para disfrutar de un buen día de playa.

La población más cercana es Podspilje, un lugar que ha sabido guardar este tesoro abrigado por dos acantilados que casi se unen formando una barrera natural frente al viento. Practicamente el agua entra por un canal de unos cuatro metros que hace casi invisible la playa desde el mar.

Hay que tener en cuenta que al igual que la mayoría de las playas de Croacia, no hay arena, por lo que no olvidéis vuestras cangrejeras para poder caminar entre las torneadas piedras blancas de la playa de Stiniva. Y si sois de los que buscais la soledad, os recomendamos que la visiteis en Mayo o Junio o a partir de Septiembre y Octubre, que el tiempo aún es bueno y hay menos turistas. Y es que debido a su singular belleza Stiniva ha pasado del anonimato al puro estrellato, atrayendo a miles de visitantes todos los veranos.

Tras un buen baño en las cristalina aguas, os recomendamos visitar la cercana población Podspilje, cuna de los vinos más deliciosos de Croacia. Sin duda un paseo entre sus calles nos trasladará a los veranos en el pueblo, entre calles empedradas, dónde los lugareños se resguardan  del sol bajo los árboles del pueblo. Alli os contarán el origen del vino Plavac y Vugaba, podréis visitar algunas de sus ancestrales bodegas, tened en cuenta que aquí la tecnología no existe, por lo que si os apetece visitar alguna de estas centenarias bodegas podréis disfrutar de la elaboración del vino de la forma más artesanal posible; una experiencia única, sin duda.

Además en Podspilje no sólo tienen la playa más bonita de Europa, sino también la mejor barbacoa del mundo, según la revista Vanity Fair, es la konoba  Pol Murvu, podréis degustar las mejores carnes acompañadas de platos típicos croatas, un placer para todos los sentidos, así que ya sabéis, id preparando la maleta!!