La Magia del Parque Nacional de Krka

El Parque Nacional de Krka tiene una extensión de más de 100 km2, y ya desde 1985 goza del status de Parque Nacional. No es de extrañar, ya que ésta belleza, sin duda  hay que protegerla.
Gracias a sus cualidades geográficas, el paisaje goza de numerosas formas creadas por la erosión, además los microorganismos que habitan en las aguas del Krka hacen que los colores intensos copen nuestra vista. Nos cuentan que más de 1000 especies vegetales cubren de verde éste lugar, imaginados!!! Pero también veremos pequeños animalitos que nos cautivarán, cómo libélulas azules, o pececillos de colores que quieren ser nuestros amigos.

Una de las opciones más interesantes para llegar hasta aquí, es hacerlo desde Skradin, una pequeña población costera que además podremos visitar mientras damos un paseo placentero hasta lo alto de su Fortaleza. En la Oficina de Turismo de Skradin podremos comprar las entradas al Parque que en éste caso incluyen el trayecto en barco desde Skradin.

Tras unos quince minutos de travesía por el Canal de San Antonio, llegamos hasta la Entrada al Parque. Allí nada más entrar vemos algunas instalaciones cómo los baños, restaurantes, tiendas de souvenir…

Pero sobre todo llama nuestra atención la Cascada Skradin o Skradinski Buk, sin duda nos hipnotiza, y eso que en verano quizá hay menos volumen de agua. Es la más grande del Parque y seguro que la más fotografiada, pero en el Parque hay muchas cosas muy interesantes también.

El recorrido es circular, por lo que finalmente volveremos hasta aquí para poder darnos un buen chapuzón. Así que continuamos mapa en mano el recorrido. Desde aquí existen pasarelas de madera que nos dirigen hasta uno de los lugares más históricos e importantes, la Antigua Central Hidroeléctrica construida por Nikola Tesla, una de las más antiguas del Mundo, que hizo que Sibenik gozará de ser una de las primeras  ciudades europeas con electricidad. Cómo dato curioso, nos cuentan que se inauguró dos días después que las Cataratas de Niágara. Hoy en día sólo vemos los restos de la Central.

Continuamos el recorrido hasta llegar a unas pequeñas casas restauradas, en las que vemos gente vestida con trajes tradicionales de la zona. Allí hay una especie de representación de las profesiones ancestrales, vemos cómo trabajan el metal, la forja o la lana.

Otros restos importantes que se conservan en el Parque son las ruinas de las Fortalezas de Trosenj, Necven, Bogocin, Kamicak y Kljucica, así cómo el campamento militar romano de Burnum. También veremos durante el recorrido numerosos molinos de agua, que nos informan de la gran actividad económica que hubo en la región, hoy en día se consideran monumentos etnológicos.

Más adelante seguimos disfrutando de los “collares”, una especie de series de Cascadas que forman unos preciosos paisajes. Llegamos a un punto en el que puedes continuar hacia delante y visitar el Islote de Visovac en una excursión de unas dos horas, se llega en barco y además se visita el Monasterio Franciscano de Nuestra Señora de la Misericordia, así cómo su iglesia. Aquí se guardan joyas literarias, y numerosos objetos con un gran valor arqueológico. El precio de ésta excursión se paga a parte.

Otra opción es la visita a la Cascada de Rog, que también incluye la visita a Visovac, la duración de la excursión es de unas 3 horas aproximadamente, y además de la visita a Visovac, podréis disfrutar de las “extrañas formas” que dibuja el agua a su paso por aquí.

Si no dispones de demasiado tiempo, siempre puedes volver por las pasarelas siguiendo el itinerario. En ésta zona , sobre las pasarelas veremos los pececillos que parece que nos saludan mientras los paseantes no cesan. Hay que recordar que está prohibido alimentar a los animales, así que no os dejéis engañar por éstos pequeños.

Entre la frondosidad del entorno, vamos buscando la sombra, el calor húmedo es notable en épocas veraniegas, y dan ganas de zambullirte en cualquier lugar, pero tendremos que esperar a llegar al final.

El Parque está abierto durante todo el año, aunque en verano está bastante concurrido. En el interior tienes restaurantes para poder comer, y hay máquinas de bebidas en algunas zonas del parque. Te recomendamos ir cómodo, y con un bañador para poder darte un chapuzón. También lleva cangrejeras ya que en la zona permitida de baño el suelo es de piedra.
Si vas con perros puedes entrar al parque pero en todo momento deben ir atados con correa y de la mano de sus dueños, únicamente no podrán acceder a la excursión a la Isla de Visovac.