Kranjska Gora celebra la Copa del Mundo de Esquí

Las mejores instalaciones para practicar esquí alpino, snowboard, patinaje, escalada o senderismo se encuentran en Kransjka Gora, una población situada a menos de 100 km de la capital eslovena.
Su ubicación en el Valle de Sava Dolinka, junto a los Alpes Julianos ofrece un escenario ideal para los esquiadores profesionales y aficionados.

En Kranjska Gora se encuentra una de las escuelas de esquí más prodigiosas, creada por Tone Vogrinec en la que se han formado grandes esquiadores como Tina Maze, Bojan Krizaj, Rok Pertovic o Mateja Svet.

La ciudad se vuelca con el deporte alpino, y durante el mes de Marzo se convierte en un animado lugar repleto de gente que busca un buen lugar para practicar esquí u otras variedades.
Sin duda es un destino perfecto, debido principalmente a su belleza, pero también dotado de muy buenas instalaciones turísticas y deportivas que hacen que la estancia sea muy grata.

La estación está adaptada perfectamente para familias, en su interior se pueden encontrar zonas exclusivas para los más pequeños y el entorno es único. Las pistas que encontramos son ideales para los que empiezan pero también disponen de zonas negras y rojas para los más valientes.

En la pequeña población encontramos desde pequeños balnearios hasta un Casino que hace las delicias de los vecinos italianos, ya que en Italia está prohibido el juego. Además la oferta hotelera y de restauración es cada vez más atractiva y de calidad, por lo que el que va por primera vez siempre repite.

Kranjska Gora es un paraíso para los amantes de la Naturaleza, aquí es aire que se respira es diferente, sin duda un premio para nuestros pulmones por ello los que se acercan a este pueblo no se pueden marchar sin realizar alguna de las actividades que se ofertan, desde un precioso paseo en bicicleta hasta la ascensión a alguno de los montes de los alrededores. Además en sus calles encontramos todo tipo de establecimientos para surtirnos tanto de ropa deportiva, comida y sobre todo souvenirs. Os recomendamos adquirir algún recuerdo gastronómico, y es que en alguna de sus tiendas podéis comprar café esloveno, sal de las salinas de PIrán, aceite o sabrosos quesos.

 


Otro de sus atractivos son los famosos postres eslovenos, en la cafetería Charlie puedes degustar deliciosos dulces, uno de los más demandados es la Kremna Rezina, deliciosa de verdad.
En las Gostilnas, restaurantes con comida eslovena no debéis de dejar de probar sus sabrosos guisos para calentar el cuerpo y por supuesto acompañarlo por la cerveza eslovena, llamada Pivo.


Muy cerca se encuentra la población de Planica, otro de los escenarios de los saltos de esquí, con el Parque Natural de Triglav como protagonista que ofrece a los viajeros numerosas rutas como la que nos dirige al Valle de Tamar, muy recomendable y sin demasiada dificultad. Los paisajes quedarán en la retina de los senderistas, la mezcla de la nieve con el verde que aún se conserva dota a este lugar de una mágica postal.

Por lo que si te gusta el deporte alpino, y no sabes aún dónde ir, no lo dudes, Kranjska Gora es tu lugar de Eslovenia.