Korcula, el origen de Marco Polo

Bienvenidos a la isla de Korcula, frente a la costa Dálmata y rodeada de otras de las islas más conocidas de Croacia, se halla la más verde de todas ellas. Nos recibe un manto de vides y olivos que cubren gran parte de la isla.

La ciudad más importante es Korcula, una villa medieval, ciudad de comerciantes en la antigüedad conserva la magia de antaño, un pequeño enclave muy importante desde la época griega en la que su nombre era otro, Korkyra, llamada así por los sabios griegos debido a su aspecto salvaje y frondoso.

Un lugar con tradición luchadora, en la que sus habitantes defendían sus tierras a capa y espada, actualmente durante el mes de Julio se celebra fervientemente la festividad de San Teodoro en la que los habitantes emulan danzas caballerescas, la Danza Moreska de espada, sin duda un espectáculo para todos los sentidos que no debéis de pedreros si por allí os encontráis.

La ciudad te invita a adentrarte por sus estrechas calles, mientras torres de defensa de la época romana te acompoñan en el recorrido, hasta llegar a la Catedral de San Marcos, de estilo gótico renacentista, este monumento fue realizado por maestros artesanos locales, es verdaderamente hermosa decorada con figuras de Adán y Eva y con los famosos leones venecianos presentes en la arquitectura de toda Croacia.

Pero si alguien es importante en Korcula es Marco Polo, el famoso mercader veneciano que navegó por la Ruta de la Seda en busca de acuerdos comerciales incesantemente. Los habitantes de la isla aseguran que el intrépido aventurero nació en una preciosa casa ubicada en el centro de la ciudad, hoy en día funciona como Museo y en su interior podemos observar objetos, libros, mobiliario adaptado para simular la vida del comerciante que viajó al lejano oriente.

 A tan sólo 5 km se encuentra la villa de Lumbarda, los viñedos nos reciben cuando nos acercamos a su centro histórico, recordándonos que la isla es una gran productora de vinos croatas;este pequeño pueblo es idóneo para disfrutar de unos días de relax degustando sus sabrosos pescados y mariscos a la parrilla aderezados del riquisimo vino autóctono, sin grandes aglomeraciones, aún con un incipiente turismo que dota a Lumbarda de un magnífico ambiente durante el verano.

Importante también es la ciudad de Vela Luka, conocido por sus sabrosas sardinas entre otras cosas, así como por el preciado aceite de oliva que sus tierras producen.

Otros lugares como Zrnovo o Racisce, muy cerca de Korcula merecen una visita, pequeños pueblos marineros con el encanto de lo poco explotado que evocan paz.

Las calas y grutas son innumerables, mas de 200 pequeñas calitas hacen las delicias de los viajeros que van en velero o yates, pudiendo recalar en las mismas y disfrutar de un baño en las turquesas aguas adriáticas. En algunas de las pequeñas playas podreís disfrutar se arenales, muy excasos en la zona ya que la mayoría de las calas son de canto rodado y piedra.

Para llegar hasta Korcula hay numerosas combinaciones, por supuesto que se pude realizar una travesía en velero, pero para aquellos que se desplazan desde lugares como Split o Dubrovnik lo pueden hacer a través de las numerosas combinaciones de Ferryes que se ofertan (sobre todo durante el verano).

Nos quedamos con ganas de seguir explorando la más verde y salvaje de todas las islas habitadas de Croacia, pero os invitamos a vosotros a hacerlo y que nos lo conteís. Buen viaje!!!