Hvar, la Isla Elegante de Dalmacia

 

Un viaje para conocer alguna de las islas de la Costa croata es un sueño que ya podemos cumplir, la mejor forma de realizarlo es en barco, bien contratando un itinerario completo en una goleta croata, o en un velero con patrón que nos acerque a estas maravillas terrenales. También se puede llegar a muchas de ellas en ferrys que conectan desde lugares como Dubrovnik o Split.

 

Hoy queremos arribar hasta la Isla de Hvar, una de las más bellas del Adriático, el olor a romero y lavanda inunda la alargada isla dálmata, Hvar es uno de centros de producción de lavanda más importantes de Europa, podremos adquirir cientos de productos relacionados con esta planta medicinal, desde jabones, colonias, chocolates, adornos decorativos…. Los bosques de cipreses y pinos nos acompañan durante la estancia en la isla.

 


En Hvar hay mucho que hacer, sus aguas cristalinas hacen las delicias de los amantes del submarinismo, realizar ésta actividad es todo un lujo en el Archipiélago de las Islas Pakleni.  Otra de las actividades más demandadas es realizar alguna ruta de senderismo para conocer los rincones más hermosos de la isla.

Pero en la “ibiza croata” como algunos la llaman hay tiempo para el ocio también, muchos jóvenes de todo el mundo acuden en verano atraídos por la fiesta y el ambiente de Hvar. Otros la llaman la Isla Elegante porque famosos y Celebrity de todo el mundo eligen este paraíso para recalar sus yates y alojarse en villas lujosas para disfrutar de unos días de descanso. Así que es probable que si te encuentras por allí te cruces con Beyonce o Paris Hilton.

 

Aunque Hvar ofrece mucho más, en la ciudad de Hvar hay que dejarse llevar, callejear pos sus estrechas calles, curiosear entre los cientos de tiendas hippies que plagan la villa.

 

Imponente en lo alto se encuentra la Fortaleza Española, edificio en el que varios ingenieros españoles estuvieron implicados y por ello lleva su nombre, continuamos nuestro paseo y llegamos al Convento de los Franciscanos que alberga en su interior curiosas obras de arte.

 

Otro de sus atractivos es el Teatro Antiguo, el teatro municipal más antiguo de Europa y uno de los más pequeños del mundo . Todo el Casco Antiguo de Hvar es un deleite para nuestros sentidos, los edificios góticos, renacentistas y de influencia veneciana crean un escenario bucólico único.

 

Al atardecer se congregan numerosos visitantes en la zona del Fuerte de Napoleón para disfrutar de una puesta del sol maravillosa, mientras otros se relajan en las numerosas terrazas que llenan la Plaza Sveti Stjepana o Plaza de San Esteban para muchos una de la más bellas de Europa, rodeada por la Logia y la Catedral renacentista.

 

Que decir sobre la gastronomía en Hvar, vayas dónde vayas, todo está buenísimo, los pescados frescos copan las cartas de los restaurantes, así como mariscos y productos de la tierra, y por supuesto acompañado del magnífico vino de la zona, exquisito.

 

Además de la ciudad de Hvar hay otros núcleos urbanos con mucha importancia, como Stari Grad, al norte de la isla, podemos llegar en coche si lo hemos traído en el ferry, se halla a unos 15 km, es una de las rutas principales y se encuentra en buen estado.  El color inunda Stari Grad, las pequeñas casitas coloreadas nos reciben con sus habitantes la mayoría pescadores realizando sus labores diarias. Aquí podemos adquirir prendas con el famoso encaje de las Hermanas Benedictinas, un lujo hecho a mano que se ha convertido en símbolo de la ciudad.

 

Buen número de calas y pequeñas playas son nudistas, teniendo el honor de ser los primeros arenales en los que se comenzó a practicar.

Si deseas visitar ésta y otras islas de la Costa Croata, puedes realizarlo en uno de nuestros viajes organizados, no dudes en pedirnos cualquier información.