Eslovenia en bicicleta, un viaje sobre dos ruedas

Eslovenia es un atractivo para todos los que practican deportes en contacto con la naturaleza, y no es de extrañar.  Sus paisajes, sus bosques o sus parques nos prestan sus entrañas para disfrutarlas. Muchos acuden al pulmón de Europa para practicar senderismo, alpinismo, escalada, esquí y por supuesto cicloturismo.

Por ello desde Ekorna te podemos ayudar a preparar un viaje sin sorpresas a través de los lugares más emblemáticos de Eslovenia; un viaje auto guiado que comienza en la bucólica población de Kranjska Gora, al noroeste del país, un lugar enclavado a los pies de la montaña en el que encontramos un gran ambiente deportivo. Aquí se citan año tras año los aficionados al esquí nórdico ya que tiene lugar la famosa competición de la Copa Mundial de esquí.

Os animamos a degustar su famoso postre Kremma Rezina, en alguna de las cafeterías más famosas, como el Chaplin, dónde sus dulzura os sorprenderá. Y tras un paseo por sus calles, os recomendamos ir calentando para la aventura sobre dos ruedas que está a punto de comenzar.

Desde Kranjska Gora comenzará un ruta de unos 40 kilómetros, al borde de los Alpes Julianos, dónde nos acompañará el intenso verde del Valle de Radovna. El silencio y la paz nos guían  a través de un carril bici que nos dirige hasta las Gargantas de Vintgar. Pero no sin antes realizar alguna parada de rigor para degustar algunos de los ricos manjares eslovenos que encontraremos por el camino.

Os sorprenderá gratamente el barranco, ya que sus aguas turquesas fluyen entre las paredes de las montañas. Un lugar que desde su descubrimiento ha sido adecuado con pasarelas al pie de la montaña para que podamos disfrutar de tan bello lugar.

Y muy cerca de aquí se encuentra Bled, tras una intensa jornada llegamos a nuestra primera parada. Toca disfrutar de la pequeña población, de su Castillo al borde del acantilado y de su pequeño islote.

En la siguiente jornada, se realiza una ruta de unos 40 kilómetros, hasta la población de Kranj. Aunque en el camino encontraremos lugares como Radovljica, en los que aprovecharemos para disfrutar del encanto de las ciudades eslovenas, así como de su sabrosa gastronomía.

Una vez en Kranj, podremos descansar , pero no sin antes visitar el bello Casco Viejo medieval y sus famosos túneles subterráneos, dónde nos contarán historias muy interesantes.

Los próximos días se completan con la ruta desde Kranj hasta Ljubljana, un itinerario un poco más corto para compensar los de los días anteriores, y que nos permitirá conocer la capital eslovena, además Ekorna nos da la posibilidad de tomarnos un día de descanso para sumergirnos en la capital o bien realizar una visita guiada hacia las colinas de Ljubljana.

Desde aquí continuaremos hasta Rakitna, a unos 35 Km. de la ciudad. Pedalearemos por la Cuenta de Ljubljana, a través de una zona pantanosa llamada Barje. Aquí disfrutaremos de un ecosistema único en Eslovenia con una amplia y variada flora y fauna. En esta jornada tendremos la ocasión de probar nuestros gemelos ya que ascenderemos hasta la Meseta de Rakitna.

En nuestro séptimo día nos acercaremos a Postojna, las famosas Cuevas eslovenas se encuentran allí. Uno de los lugares más visitados por los viajeros, sin duda un lugar mágico, dónde nos abraza el Parque Regional de Rakov Skocjan. Ya por la tarde, os recomendamos la visita al interior de las grutas, no pueden visitar Eslovenia y no acceder a sus Cuevas.

Ya se va acercando el final de la aventura sobre dos ruedas, y continuamos nuestro viaje de norte a sur, poco a poco nos vamos acercando a la costa eslovena. En esta jornada la ruta consta de unos 45 kilómetros, es una de las jornadas más largas, pero sabemos que la adrenalina de poder realizar al completo este viaje, puede con todo.

Nuestro punto de llegada es Divaca, aquí muy cerca se encuentran los famosos Caballos de Lípica, una raza de caballos única con un porte elegante y una potencia impresionante. Y desde aquí, y durante la última jornada nos trasladamos  hasta Strunjan, pasando por Koper. Podremos observar desde nuestra bicicleta los preciosos pueblos costeros eslovenos, una franja de unos 30 Km. de costa.

Y se acabó, desde aquí ya regresamos a casa, sin duda éste puede ser uno de nuestros mejores regalos de navidad, un viaje único, diferente, ideal para aquellos que aman este deporte, y además les gusta viajar. Sabemos que te gustará , así que, sólo tienes que desearlo. En 2017 te esperamos en Eslovenia!