El Valle de los Siete Lagos, paraiso esloveno

Dejamos las sandalias y la toalla en el armario y metemos en la mochila todo lo necesario para realizar la Ruta que atraviesa durante más de 8 kilometros los Siete Lagos más famosos de Eslovenia. Lo ideal es comenzar esta Ruta con un guía especializado que nos lleve por los lugares más impresionantes, un paisaje kárstico que nos deleita con formaciones únicas, creando un paisaje difícil de olvidar.


Durante la excursión conocemos el Lago Bajo Vrsar con una historia muy peculiar, ya que era utilizado por los antiguos pobladores para conservar los alimentos ya que funcionan como neveros naturales, de hecho probablemente podréis observar como una fina capa de hielo continúa impasible en la superficie incluso en verano.

Hay que decir que el verano es la época elegida por la mayoría de viajeros para visitar esta zona, por lo que está bastante transitado, así que si no te gustan las aglomeraciones es mejor la primavera o el otoño para realizar la ruta. Además podremos ver los lagos con mayor cantidad de agua, por lo que son bastante más bonitos.

Tras una buena caminata encontramos otros lagos como la Laguna Laste, entre montañas y  vegetación vamos viendo como el paísaje va cambiando según avanzamos por la senda hasta llegar a el Lago Marrón, que según nos explican tiene una profundidad de unos 10 metros, imaginamos que su nombre es debido a la oscuridad de sus aguas. Y continuando por los colores llegamos al Lago Verde, esta vez sabemos a que se debe el nombre, las algas que allí habitan hacen que el color de las aguas se torne en verde.

La ruta es maravillosa, los lagos son la excusa para realizarla y sentir la naturaleza eslovena en nuestra piel, es una excursión para disfrutar al cien por cien de las maravillas que nos ofrece éste país. Si sois afortunados podreís encontrar en el camino la famosa flor de Lis, una especie difícil de encontrar pero de una belleza extraordinaria.


La siguiente parada es el Lago Doble, quizá la uno de los más fotografiados por el color espectacular de sus aguas, el color turquesa lo invade todo, la panorámica desde la lejanía es impresionante. Allí cerca se encuentra uno de los refugios más famosos de la zona, éste lugar sólo abre sus puertas en verano y suele haber overbooking.

Para acabar la ruta nos recibe el Lago Negro,  el esfuerzo es notable, hay que estar en forma para realizar esta salida montañera, pero sin duda merece la pena acabar este viaje en un lugar como éste, la vegetación es inmensa, quizá dónde más árboles y vegetación hay de todo el valle, desde el último de los lagos muchos continúan hasta el Pico Triglav, pero eso sí, eso es para valientes!!!