El Santuario de la Virgen de Medjugorje

Con Ekorna también es posible conocer lugares como Medjugorje, en Bosnia, éste pequeño pueblo es visitado por miles de personas año tras año, y os preguntaréis a que se debe que una población de apenas cinco mil habitantes sea un reclamo turístico tan importante. 

Miles de peregrinos acuden a visitar el Santuario de la Virgen María, por eso Medjugorje es muy conocido entre la comunidad cristiana, pero también actualmente son muchos los turistas que acuden a este lugar por su fama mundial, comparando su notoriedad con Santuarios como el de Lourdes en Francia o Fátima. 
Debido a la proximidad con la frontera de Croacia los viajeros aprovechan para acercarse hasta el Monte Krizevac, aquí se alza una gran edificación en forma de cruz construido en 1933 por las mujeres del pueblo, ya desde la lejanía se puede observar la gran Cruz católica, desde la que, por cierto se obtienen unas vistas impresionantes de los alrededores, llegando a ver en el horizonte la ciudad de Mostar, a tan sólo 25 kilómetros de aquí. 

Algunos desconoceréis la historia que según dicen tuvo lugar en este paraje en los años 80, concretamente una mañana de verano de 1981 seis infantes que por allí jugaban creyeron ver a la Virgen María, por lo tanto se afirmó que había ocurrido una Aparición Mariana que la iglesia aprobó como tal, es más hoy en día algunos de esos ya no tan jóvenes muchachos confirman que siguen viéndola.  Desde ese momento comenzó a convertirse en lugar de peregrinaje para católicos de todo el mundo. 

Debido a estas circunstancias se construyó todo un complejo religioso con la gran Cruz como protagonista, en el exterior de la iglesia se han acondicionado zonas de oración para que los creyentes y visitantes puedan realizar sus peticiones. Al lado de la Iglesia parroquial se erige una capilla y numerosos confesionarios para los usuarios, presidida por la Estatua de Bronce de San Leopoldo Bogdan Mandic. 
Cuando acudes a la zona enseguida respiras todo el ambiente religioso, la Iglesia está casi siempre a rebosar, iglesia que conmemora a Santiago Apostol, sobre todo en verano en un no parar de autobuses que llegan sin cesar repletos de turistas para contemplar tan curioso lugar. Pequeños tenderetes te invitan a comprar souvenirs religiosos de todo tipo, mientras te adentras en la Iglesia y los alrededores. 
Las instalaciones religiosas son innumerables, todo está previsto, existen zonas de primeros auxilios para prevenir cualquier problema de los peregrinos, casas de acogida para niños huérfanos, jardines, grandes aparcamientos, zonas para poder comer y descansar…

Incluso existen rutas que atraviesan los lugares en los que tuvieron lugar las apariciones, la Colina de las Apariciones, la Estatua de la Reina de la Paz,  la Cruz Azul, la Cruz de madera o los Bajorelieves de Bronce, un camino para conocer y entender que sucedió. 
El centro religioso se encuentra en medio del pueblo, las pequeñas casas y alojamientos para viajeros rodean el edificio, pudiendo dar un paseo entre sus calles mientras tomamos un tentempié en los numerosos restaurantes de la zona y degustar la típica gastronomía bosnia, carnes a la brasa, cordero, ensaladas, , aunque existen muchos lugares que ofrecen pizza y pasta. Lo que seguro que os gustará son los diferentes y deliciosos vinos de la zona, debido a su gran tradición vinícola.