El paraiso de las Cascadas está en Eslovenia

Eslovenia se asienta sobre un suelo kárstico, por ello desde sus profundidades surgen fuentes y cascadas impresionantes. Hoy os hablamos de algunas de las Cascadas más accesibles y conocidas.

 

Ahora es el momento ideal para recorrer estos rincones de Eslovenia y poder disfrutar de las Cascadas en su pleno apogeo, ya que durante el invierno algunas de ellas llegan a congelarse, y en pleno verano el caudal disminuye notablemente, dejando la magia un poco al lado.

 

Una de las Cascadas que debes visitar si vas a Eslovenia es la Savica Slap, tras haber disfrutado de las maravillosas vistas del Lago Bohinj, muy cerca de Bled, te recomendamos realizar esta ruta. Para llegar hasta aquí debes dirigirte en dirección a Ukanc, una vez en camino veremos indicaciones de la Cascada.

En las inmediaciones deberemos pagar una entrada que ayuda a proteger y mantener  el entorno natural, es algo simbólico. Desde el inicio hay dos itinerarios que podemos elegir en función de nuestro tiempo y fortaleza física. La ruta más sencilla se realiza por un pequeño sendero que nos lleva a una escalinata bastante larga. En los carteles indicativos nos pone el tiempo aproximado que tardaremos en llegar hasta la ansiada cascada, alrededor de media hora es el tiempo que emplearemos.

 

Una vez arriba podemos contemplar la inmensidad del Lago Bohinj miéntras el ruido de la Cascada invade el paisaje. No se si sabéis que el agua de la Cascada Savica proviene del rio del mismo nombre, un afluente del gran Danubio.

 

La cascada es impresionante, tiene casi 80 metros de caída y otra pequeña cascada fluye unos metros más abajo.

 

Si nos trasladamos a la zona de Bovec, encontraremos un lugar precioso, digno de cualquier cuento de hadas, allí están las Cascadas de Virje, mucho menos turísticas y tranquilas, además si vamos en época calurosa podremos tomar un fresco baño en las turquesas aguas. Probablemente no sean las cascadas más espectaculares pero seguro que unas de las más bellas. Para llegar hasta aquí debemos seguir una pequeña carretera secundaria que nos llevará hasta un lugar donde se acaba la carretera. Allí deberemos dejar el coche y continuar a pie durante no demasiados metros hasta llegar al lugar, merece la pena.

 

También cerca de  Bovec está la Cascada Boka, los visitantes aquí son numerosos, buscan una gran cascada de más de 100 metros de altura, imaginados el ruido que generan sus aguas chocando contra la roca.

 

Y no nos podemos olvidar de una de las más conocidas de Eslovenia, la Cascada Rinka, y es que forma parte del Patrimonio Natural, es la segunda más alta del país, con 105 metros de altura. Se sitúa en el Valle de Logarska, y es muy visitada ya que son muchos los que deciden escalar en la gran pared. Una vez llegamos a las inmediaciones nos recibe un aparcamiento en el que podemos dejar nuestro vehículo para posteriormente dirigirnos al sendero. Unos diez minutos nos separan de la Cascada.

 

Y una de las Cascadas que más nos gustó fue la Cascada Pericnik. Mientras nos dirigíamos a Kranjska Gora, decidimos parar en Mojstrana, y allí se encuentra este lugar, en una antiguo valle glaciar, ahora cobija al río Vrata. El camino te permite colarte bajo la cascada, pero si continuamos el recorrido podremos llegar hasta la cima, dónde nace la cascada. El acceso aquí es gratuito.

 

Estas son sólo una muestra de los saltos y cascadas impresionantes que se hayan en Eslovenia y que en algunos casos son peregrinaje de los amantes de la naturaleza.