El Camino de la Paz está en Eslovenia

En los primeros años de la I Guerra Mundial se libraron 13 batallas en los alrededores del Rio Soca, en la frontera de Italia y Eslovenia, también llamado Rio Isonzo en la parte italiana.

Más de 300 mil personas fallecieron durante la lucha sangrienta en la zona, favorecido también por las insalubres condiciones de la zona que aumentaron los muertos durante la guerra de desgaste. Y por todo esto, para que ésta fatídica historia no se olvide, en Eslovenia decidieron crear una Fundación para crear el llamado “Camino de la Paz”. Todos los restos, monumentos, cementerios… constituyen uno de los Patrimonios históricos y culturales más importantes de Eslovenia.

Un recorrido que nos lleva por lugares como Kobarid, un población que acoge uno de los Museos más importantes del país fundado en 1990, para salvaguarde la historia. La ruta por el camino nos lleva por diferentes poblaciones como Ravelnik, cerca de Bovec, Celo, Zaprikraj, Kolovrat, Mrzli Vrh, Mengore

En la ruta que se puede realizar en etapas pernoctando en los diferentes pueblos y ciudades encontramos seis museos al aire libre que dan fe de las duras condiciones que allí se vivieron. Uno de ellos es el Parque de la Paz en la zona de Goriska.  Además recorreremos iglesias y capillas en las que se recuerda a las víctimas de la barbarie así como edificios y monumentos que rememoran a los muertos.

Durante el camino se pueden realizar rutas de senderismo que pasan al lado de nidos de ametralladoras, puestos de mando y cañones, así como trincheras en dónde se refugiaban los soldados del fuego enemigo. Esta iniciativa tienen como misión promover la convivencia y la reconciliación entre las naciones que lucharon.

Además podremos visitar diferentes osarios que se construyeron durante la dictadura de Mussolini y que dan fe de la tragedia, ya que en el Osario de Kobarid hay enterrados más de 7000 personas. Otro de los más importantes que encontraremos en la Ruta es el Osario de Tolmin.

Este lugar rodeado de la más verde naturaleza, y con las aguas turquesas del Rio Soca, que hoy en día inspira una paz infinita guarda bajo sus entrañas restos de armas e instrumental de guerra que de vez en cuando reaparece y se expone en los diferentes museos de la zona.

Una forma ideal para realizar esta ruta es hacerla con un guía especializado para poder conocer a fondo los entresijos de las batallas y de sus víctimas. Aunque está señalizado para los más aventureros. Son muchos los que deciden realizar estas rutas a pie, pero también hacerlo en bicicleta es una buena idea.
En los alrededores de los lugares más importantes suelen estar habilitados pequeños parking para los que decidan acercarse en vehículos.

La primavera eslovena es un momento idóneo para comenzar esta ruta que nos acercará a la historia más reciente, disfrutando también de los verdes paisajes eslovenos. Obvia decir que las visitas panorámicas desde las montañas eslovenas son impagables, a pesar de ser escenario de una guerra tan cruel.

Si no dispones de demasiado tiempo también se pueden realizar algunas de las visitas mas importantes sin realizar el camino completo, una de las Rutas de trekking más interesantes es la Kobarid Historical Trail, unos 6 km de recorrido que os llevarán hasta una de las famosas cascadas eslovenas, la Cascada de Kozjac, además muy cerca hay una fábrica de quesos artesanales en la que podréis adquirir un buen ejemplar.

En Kolovrat existe otra ruta llamada Walk of Piece que atraviesa lugares dónde se desarrollaron algunas batallas, un recorrido muy interesante en el que podremos caminar por sus trincheras, muy bien conservadas, por cierto.

Pero todo no va a ser caminar, así que os animamos a   disfrutar de la rica gastronomía de la zona. Debido a la cercanía con Italia los platos tienen mucha influencia vecina, por lo que la pasta o la pizza tiene un papel muy importante en este lugar, aunque la fusión entre la comida italo-eslovena es espectacular y os animamos a que la degusteis.

En la ciudad de Tolmin no dejéis de saborear sus afamados quesos que os harán tocar un poquito el cielo, quitando el sabor amargo de la historia reciente.