Dubrovnik y sus imponentes Murallas

Para acceder a esta maravilla debéis adquirir las entradas en la Oficina de Turismo, o bien si portáis la Dubrovnik Card podréis entrar también. Además si portáis algún carnet joven podréis obtener algún descuento. Nuestra recomendación es que lo visitéis a primera hora de la mañana, ya que hay menos gente y el calor no aprieta demasiado. En verano abren de 8:00 a 19:00

Las murallas no son aptas para gente con problemas de movilidad ya que para subir hasta ellas hay que ascender por una escalera bastante empinada. Una vez arriba podemos sentir la grandiosidad de los que las guardaban. El mar ante nosotros, la Isla de Lokrum sobre el manso adriático, una imagen inolvidable.
El conjunto amurallado que fue construido en el S. VIII , fue reconstruido prácticamente en su totalidad durante la independencia de la República de Venecia, convirtiendo a Dubronvik en una de las ciudades mejor fortificadas de la costa. Era tal su fortaleza que durante el terremoto que asoló a la ciudad en 1667, prácticamente no sufrieron ningún desperfecto.

Las murallas rodean la Vieja Ciudad con muros de hasta 25 metros de altura y hasta 6 metros de ancho. La ciudad está amurallada completamente salvo tres únicos puntos, la Puerta de PIle, que es la entrada principal por dónde entra casi todo el mundo. Además este lugar ha sido escenario de la famosa serie Juego de Tronos. Aquí antiguamente un foso formaba una barrera más, pero hoy en día bajo el puente hay unos jardines.

Las otras puertas de acceso son la Puerta de Ploca, justamente en el otro extremo, junto al Fuerte de Revelin. Y la última es la Puerta de Buza, ésta última se hizo en el siglo XX y por ello es la menos histórica.

El recorrido se realiza en unas dos horas aproximadamente, ya que es inevitable pararse para inmortalizar tan bellas imágenes. Una de las vistas más fotografiadas es la Fortaleza de San Lorenzo, sobre un acantilado, el fuerte se hizo famoso también por ser escenario de Juego de Tronos. Desde la Torre de Bokar obtenemos las mejores vistas.

Si continuamos por las murallas veremos las pequeñas casas en las que aún viven los habitantes de Dubrovnik, además nos encontramos en algún punto de las mismas pequeñas cafeterías dónde tomar un refresco. Uno de los lugares que atraen mucho a los viajeros es el Buza Bar, un pequeño chiringuito bajo las murallas, sobre un pequeño espigón de rocas.
Según vamos avanzando tenemos mejor perspectiva de la Isla de Lokrum, verde, frondosa nos atrae desde su quietud.

El recorrido continúa sobrepasando el Aquario y Museo Marítimo, desde aquí podemos ver también el pequeño puerto de Dubrovnik, los barquitos marineros y algunos turísticos se mueven lentamente mientras los viajeros nos quedamos inmóviles ante tan bonitas estampas.

La fase final de las murallas nos lleva hasta la Torre Minceta, otro de los puntos fuertes de las murallas, conocido por salir en alguna escena de Juego de Tronos también. Desde aquí os recomendamos observar los tejados de la ciudad, relajados mientras saboreais ese maravilloso paseo sobre Dubrovnik.