Croacia y Eslovenia en bicicleta

Sois muchos los que decidís conocer Croacia a través de las cientos de rutas que existen en todo el país. Un turismo ecológico que permite al viajero explorar los lugares mas espectaculares que hayáis podido imaginar. 
Respirar naturaleza en estado puro, escuchar el silencio de los bosques croatas, sólo interrumpidos por cánticos de aves que nos observan mientras pedaleamos, es algo increíble. 

Sin duda Croacia respeta a sus viajeros más deportistas ofreciendo numerosas rutas por toda su geografía. En casi todos los lugares del país hayareís establecimientos que ofrecen alquilar bicicletas, aunque por supuesto si lo deseáis podéis llevar con vosotros la vuestra. 
Tan sólo en Istria se pueden recorrer alrededor de 2600 km, las pistas que encontramos son muy variopintas,  pavimentos de piedra o carretera, tierra o grava. La ruta más famosa, sin duda, es la Parenzana, llamada la ruta de la Salud y la Amistad, un tejido de caminos que atraviesan antiguos trayectos de locomotoras, los ciclistas viajaran sobre vías reconstruidas y habilitadas para los amantes del deporte de las dos ruedas.  Esta Ruta continúa también por Eslovenia, por lo que os recomendamos fervientemente, que continuéis por el país vecino. 

Buje puede ser un buen comienzo para realizar la ruta, ya que era una de las estaciones de la Parenzana con mayor importancia,  desde aquí podéis tomar dos caminos, dirigirse hasta el interior de Istria y recorrer lugares tan fascinantes como Groznjan y Motovum o bien traspasar la frontera de Eslovenia. 
Parenzana dejó de ver trenes circular por sus vías en 1935, dejando la esencia de sus vagones, de sus viaductos y túneles, estructuras que hoy en día podemos disfrutar mientras rodamos cerca de sus antiguas estaciones, después de 70 años la Parenzana es otra, continúa con su protagonismo gracias a tres museos que la recuerdan en las ciudades eslovenas de Izola, Koper y Livade, y sobre todo gracias a todos los ciclistas y caminantes que año tras año acuden a tan bello escenario.