Croacia en invierno, esquí y mucho más

Ir a Croacia en invierno es una auténtica delicia, la naturaleza ha querido convertir el país en un escenario de cuento mágico.

La nieve es protagonista en gran parte de su geografía, especialmente en algunos lugares como los Lagos de Plitvice, situados en la Región de Lika, son muchos los que acuden aquí en primavera y verano para disfrutar de las imponentes cascadas que componen el Parque Natural, pero se convierte en algo único cuando la nieve y el hielo crean esculturas de una belleza inigualable.
Sus 92 cataratas y cascadas permanecen impasibles mientras caminamos por los diferentes senderos y pasarelas de madera. Algunos de sus lagos se hielan convirtiéndose en un inmenso espejo que refleja el impresionante espectáculo. Sin duda muchos de los cuentos infantiles que nos contaban podrían haberse imaginado aquí.
Otro de los lugares de Croacia que hay que visitar durante la estación invernal es Cazma, muy cerca de Zagreb, aquí la naturaleza virgen de la ciudad sólo se corrompe por las luces que adornan la famosa Granja  de la familia Salaj, una familia que año tras año ilumina su rinconcito con miles de luces de colores,  creando una estampa espectacular.
En invierno no nos podemos olvidar del deporte rey, el esquí, también en la Región de Lika, concretamente en una de los más conocidos Centros de Esquí, Mrkopalj, aquí los aficionados y profesionales del esquí  disfrutan de la llamada “Cuna del Esquí croata”, la primera ganadora de Oro Olímpico de Croacia de esquí de fondo se formo aquí; en toda la zona hay cientos de asociaciones y grupos de montaña que trabajan para que este paraíso continúe intacto como hasta ahora.

Otra de las Regiones con gran tradición de esquí es Karlovac, en la que se ubica en Centro Olímpico Bjelolasica, la estación más grande de Croacia, el entorno es ideal para aquellos que deseen pasar una vacaciones activas.  Perfecto para ir en familia, gracias a los animadores y monitores de esquí que ayudaran a los más pequeños a practicar este deporte.
El invierno da para mucho en Croacia, en casi cualquier zona del país podemos vivir una de las experiencias más placenteras de nuestra vida, para ello debemos acudir a alguno de los cientos Centros de Aguas Termales. La larga tradición de este tipo de centros hace que muchos elijan la Perla del Adriático para relajarse en invierno. El poder de sus aguas  curativas y  el paisaje nevado en algunos lugares; las vistas al mar desde sus termas más costeras, y el poder degustar un buen Brodet acompañado con vino de la península de Peljesac, es sin duda la mejor elección para pasar el largo y duro invierno.