City Break en Croacia

Hoy en día muchos amantes de los viajes no disponen de demasiado tiempo para recorrer grandes distancias y conocer diferentes lugares, por ello una nueva modalidad de viaje está en auge, los llamados city break, en dos o tres días se intenta conocer una ciudad en concreto y sus alrededores aprovechando el tiempo  e intentando disfrutar y participar de la cultura, gastronomía y belleza del destino elegido.

Nosotros hemos señalado los lugares más emblemáticos de la Costa Dálmata, quizá por las óptimas conexiones aéreas que existen entre Croacia y España y que hacen que nuestro tiempo no se pierda por el camino, para ello lo primero que debemos hacer es preparar con calma nuestro itinerario.


Una de las opciones que más nos gustan  es la visita a la ciudad de Dubrovnik, su aeropuerto se encuentra a una media hora de la ciudad, y de camino nos permite la opción de conocer un par de lugares cercanos con mucho encanto, la población de Catvat, este lugar que está a tan sólo 6 kilómetros del aeropuerto nos invita dar un paseo por sus calles, visitar sus pequeñas calas, y tomar un buen almuerzo con un sabroso Burek como protagonista.

Tras una breve visita a Catvat ponemos rumbo a Dubrovnik, la perla del Adriático dicen, y no nos extraña, una ciudad maravillosa, ideal para visitar en otoño y primavera ya que hay menos turismo, en Dubrovnik hay que dejarse llevar, tras alojarse en algún lugar céntrico, por optimizar el tiempo, es obligado subir a sus murallas y realizar un paseo mientras disfrutamos de las maravillosas vistas de la Isla de Lokrum, y de las calles del Old Town, tras la pequeña ruta que se realiza en una hora más o menos os animamos a perderos en el interior de la Ciudad Antigua, la Puerta de Pile nos da la bienvenida y tras sobre pasarla nos encontramos con la Fuente de Onofrio, aquí al lado está la oficina de turismo que será muy útil para obtener información más detallada, así como un plano de la ciudad para ubicarnos, tenemos una tarde completa para pasear por la Calle principal, la Placa, llegar a la Plaza de Luza, sentir la grandeza del Palacio Sponza con la inseparable Iglesia de San Blas, imponente todo el conjunto histórico de la ciudad.

Tras degustar algún que otro manjar de la gastronomía croata no podéis dejar de visitar el Palacio de los Rectores, sede del gobierno durante la República de Ragusa, y si el tiempo lo permite os recomendamos subir al teleférico que tiene un amplio horario y nos ofrece unas vistas impresionantes de la costa así como de la ciudad.

En Dubrovnik cualquier lugar es bueno para degustar sus platos gastronómicos, existen cientos de restaurantes que nos ofrecen sus especialidades, los famosos mejillones al vapor con una salsa exquisita, el conocido cevapici de carne o pescado, los gnoquis heredados de sus vecinos italianos, mariscos, y un largo etcétera, y tras la cena os recomendamos sentaros en alguna de sus terrazas para descansar mientras vemos el gran ambiente nocturno que existe en la ciudad.


Al siguiente día podéis aprovechar para conocer un poquito más la ciudad o bien dirigiros a otra población que no defrauda, Ston, un lugar a caballo entre Dubrovnik y Split, en el que además de recorrer su larga muralla de 5 km de longitud, podemos degustar sus preciadas ostras. No os olvidéis de llevar un calzado cómodo!!!

Y tras la visita de Ston ponemos rumbo hacia Split, que será la meta de nuestro mini viaje o city break, aunque por el camino podremos disfrutar de una ruta por la costa que bien vale la pena, los infinitos acantilados, las miles de islas que habitan en la Costa Dálmata, las imponentes montañas que nos acompañan durante nuestro viaje harán que el recorrido se haga muy corto.


Una vez llegamos a Split os aconsejamos alojados cerca del Palacio de Diocleciano para así poder recorrer a pie toda la zona. Sin duda Split es una ciudad intensa, el ambiente es máximo, la gente es amable,  sus habitantes te hacen sentir como en casa, será que están acostumbrados a recibir a miles de turistas. Asi que una vez allí toca recorrer el interior del Palacio, sólo puedo decir que es impresionante, si podéis es interesante contratar una visita guiada ya que os explicarán muy bien toda la historia de la ciudad, además de esta forma el tiempo estará aprovechado al máximo, veremos lo bien conservado que está todo, desde las murallas hasta el Peristilo o el Templo de Júpiter, podremos adentrarnos en una de las Catedrales más pequeñas del mundo, La Catedral de San Diomo, antiguo Mausoleo del emperador, y tras una jornada intensa os animamos a perderos en las calles y tomar un refrigerio en alguna de sus animadas terrazas,  la zona de la Riva junto al paseo marítimo es un emplazamiento idóneo para tomar algo tras la cena.


Ya se acerca el final, tras tres días por algunos de los lugares más bellos de Croacia, toca ir acercandose al aeropuerto de Split, y regresar a casa, seguro que ahora querrás volver para seguir conociendo un poquito más de Croacia, nosotros volveremos pronto!!!!