Carnaval en Eslovenia

Cuando hablamos de Carnaval en Eslovenia es inevitable citar a la noble ciudad de Ptuj. Aquí celebran durante unos cuantos días el Carnaval de Kurentovanje. Sus habitantes llevan más de cincuenta años cumpliendo con las tradiciones de la zona, celebraciones ancestrales con mucha historia a sus espaldas.

El Pust, o Carnaval, tiene mucha relación con la Naturaleza y por ello muchos de los personajes protagonistas representan algunos aspectos de ella. En Ptuj nos cuentan que a partir de éste momento se cerrará el Ciclo natural del invierno y dará comienzo la primavera, por ello habrá que acabar con todo lo negativo, enterrarlo y quemarlo para dar la bienvenida a los buenos augurios.

Veremos a sus habitantes disfrazados con máscaras istrionicas, con caras de animales y seres extraños durante los días que dura el carnaval, pero si hay un protagonista es el Kurent, un personaje que evoca a un dios, una divinidad que es representada con pieles de ovejas y poderosos cuernos que cuelgan cintas de colores que hipnotizan. Los vecinos llevan además ruidosos cencerros que hacen imposible evitan dirigir las miradas hacia ellos.

A Ptuj acuden todos los años miles de personas para disfrutar de las actividades que se programan. Los eventos se adaptan a todas las edades, los niños también participan fervientemente en todas las celebraciones que tienen lugar en las calles de la ciudad eslovena.

En otras ciudades eslovenas también tiene mucho protagonismo ésta festividad, es Cerknica, situada en la Región de Carniola, cerca de las famosas Cuevas de Postojna. Aquí sus habitantes y los viajeros que aquí moran, esperan a los seres místicos que llegan de las montañas rodeados de demonios y brujas. Imagináros si es importante esta fiesta, que hasta cambian el nombre de la ciudad por Butale, que evoca a una novela en la que los habitantes llamados simplones cobran vida en carnaval.

Aquí podremos disfrutar de un desfile en la que la Bruja Úrsula es la gran protagonista, y representan la salida de el Gran Monstruo del Lago Jezerko. Durante varios días hay numerosos eventos hasta que tiene lugar el acontecimiento más esperado por sus habitantes, el entierro del carnaval.


Y si estás en la capital eslovena, Ljubljana, no dudes de ponerte un disfraz y disfrutar en sus animadas calles. Aquí veremos que uno de los disfraces más reconocibles es el de su famoso Dragón verde, símbolo de la ciudad. Niños y mayores se enfundan el traje y salen a las calles peatonales del centro de la capital para ver a los malabaristas. Mientras la música acompaña a los participantes del desfile con comparsas. El color inunda Ljubljana, la música ensordece a los presentes y los ricos olores de puestos con comida caliente hacen las delicias de los más hambrientos.
Además la noche ofrece a los más animados un gran abanico de fiestas temáticas en los pubs que se encuentran en las orillas del rio Ljubljanica.

Como ves, el Carnaval en Eslovenia es una fiesta muy importante, así que si eres un afortunado y estás allí durante éstos días, no dudes en meter en tu maleta un maléfico disfraz, para no desentonar. Feliz Carnaval!!!!