Apasionante viaje por los Balcanes

Una opción muy interesante es realizar un viaje a algunas de las ciudades más importantes de éste triangulo balcánico, como son, Dubrovnik, Split, Korcula, Kotor, Budva, Neum, Mostar o Medjugorje.

En este itinerario podremos conocer muchos aspectos de la historia y cultura de estas ciudades. Podremos pasear por lugares que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, navegar por las aguas del Adriático y traspasar fronteras para inmortalizar algunos de los lugares más bellos del mundo.

Comenzamos en Dubrovnik, quizá es uno de los emblemas de Croacia, sobre todo a nivel mundial. Una ciudad pequeña pero que guarda en sus entrañas tesoros arqueológicos e históricos, que han hecho de ésta ciudad que resurja cómo un ave fénix y se recupere el esplendor que tenía en épocas pasadas.

                                                                        Monasterio franciscano

En Dubrovnik, sólo hay que dejarse llevar, pasear entre sus calles que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Durante la visita podrán visitar algunos de sus edificios más espectaculares, como son el Palacio de Rector o el Monasterio Franciscano. Allí en el interior se encuentra una de las Farmacias más antiguas del mundo, desde  1317 elabora una crema de rosas, os recomendamos probarla, es una maravilla.

Una vez recorridas las murallas, y disfrutado de las mejores vistas de la Isla de Lokrum, ¿porque no visitarla? Desde el puerto podremos coger un taxi bote que nos acercará hasta allí, y nos dejará tiempo para recorrer la isla. En Lokrum encontramos las Ruinas del Monasterio Benedictino, que fue escenario de la famosa serie Juego de Tronos, así como la Antigua Fortaleza Fort Royal, dónde los franceses vigilaban a sus enemigos.

Tras una jornada en Dubrovnik nos trasladamos hasta nuestro vecino Montenegro. Aquí visitamos la Bahía más bonita del Adriático, la Bahía de Kotor, un lugar que cada vez acoge a más viajeros que se dejan seducir por su ciudad amurallada, su imponente fiordo. Una joya de la naturaleza en el que arriban numerosos cruceros durante el verano enseñando sus joyas medievales, que forman parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

                                                                                     Bahía de Kotor

Otra visita imprescindible en nuestra breve visita a Montenegro es Budva, una población muy turística, elegida como lugar de vacaciones por los montenegrinos así como por numerosos viajeros. Su arquitectura es uno de sus atractivos, encontramos restos griegos, romanos, medievales…, es un tesoro en sí misma. Además sus playas y su gran ambiente nocturno hacen que Budva se esté convirtiendo en un reclamo para la gente más joven.

De vuelta a Croacia, visitaremos lugares como Ston, que cautiva a sus visitantes por su gran muralla, una de las más largas del mundo. Así cómo por su gastronomía, sus afamados mejillones a la buzara enamoran a aquel que los prueba. Tras una breve visita a Ston, os invitamos a seguir conociendo la Ruta del Vino de Peljesac, aquí podréis degustar algunos de los vinos más sabrosos de Dalmacia. Lugares coo Zuljana, Trstenik Trpanj u Orebic forman parte de éste bella península.

Y cómo no, no nos podemos marchar de Croacia sin visitar la Isla de Korcula, repleta de viñedos y olivos, lugar de nacimiento de el gran viajero Marco Polo, sí, podremos pasear por las calles que lo vieron nacer y crecer, mientras nos dejamos encandilar por la Catedral de San Marcos. En su interior se guardan joyas como las pinturas del famoso Tintoretto.

En el final de nuestro viaje, visitaremos el último país de este triangulo balcánico, Bosnia, aquí nos espera un viaje por la rivera del Neretva, imponente paisaje, el Neretva es caudaloso, inmenso, maravilloso. Tras una breve parada en Pocitelj, la llamada ciudad de piedra, nos dirigimos a Mostar, la capital. Una vez aquí nos dejamos llevar por entre sus numerosas mezquitas e iglesias, que nos muestran la mezcla de las culturas que allí formaron esta preciosa ciudad. Y como no, retrataremos con nuestra cámara el famoso Puente Viejo que une dos culturas diferentes y enriquecedoras.


Puente Viejo, Mostar

No muy lejos se encuentra un lugar muy peculiar, es una atracción para los peregrinos católicos, es Medjugorje. Famoso por las apariciones marianas, se ha convertido en un ir y venir de creyentes y curiosos que acuden aquí para buscar esperanza y cumplir promesas. Sin duda un lugar diferente en el que podremos observar este fenómeno.

Y ya se acaba el viaje, hemos recorrido los lugares más emblemáticos de tres paises muy iguales y muy diferentes, países hermanos, separados en algunos de los momentos más tristes de la guerra, pero unidos hoy en día gracias a sus habitantes que con el tiempo han sabido perdonar los errores de sus antepasados.

Regresamos a Split para despedir este intenso viaje, un viaje que recorre una pequeña parte de la historia de los Balcanes. Y que mejor lugar para despedirnos que otra de las ciudades más bonitas de Croacia, con su mágico Palacio Diocleciano, que nos cautivará sin duda.

No nos hemos ido todavía y ya queremos regresar, y es que los Balcanes no han enamorado.