Anfiteatro de Pula, la joya de Croacia en Istria

Si buscamos Pula en un buscador de Internet aparecerán miles de imágenes de su imponente anfiteatro, y es que os aseguramos que es el protagonista de esta ciudad, Pula está situada al sureste de la Península de Istria, es una ciudad bastante industrial que sorprende con sus monumentos romanos en mitad de sus calles.

Si viajamos en verano observaremos que es un destino muy turístico, viajeros de medio mundo pasean por la ciudad vieja, toman el sol en sus playas y fotografían los vestigios romanos de la urbe, que nos muestran sus vínculos con Italia, que actualmente siguen vigentes debido a la proximidad con el país vecino. Son muchos los que viajan desde Venecia a Pula en ferry.  

En Pula hay que ver el Anfiteatro, el sexto más grande del mundo, edificado entre los siglos XVII ac y LXVIII d c, es imponente, casi tanto como el Coliseo Romano, es grandioso y está muy bien conservado y si nunca has entrado en un anfiteatro te recomendamos entrar a verlo, el ticket no es demasiado caro y podrás optar a una audio guía dónde te explican paso a paso como era la vida cotidiana en estos lares, además podrás acceder a los pasadizos subterráneos dónde se encontraban las celdas de los gladiadores. Hoy en día acogen numerosas exposiciones fijas e itinerantes de toda índole. Además en en el interior se celebra año tras año el Festival de Verano.
Una vez visto el interior no debes marcharte de éste lugar sin dar una vuelta a tremenda edificación, sus murallas miden más de 32 metros y te aseguramos que imponen. Una vez visitado el Anfiteatro hay que introducirse en el Casco Viejo, allí podemos disfrutar de otros edificios y monumentos romanos, como la Puerta de Hércules, o el Arco de los Sergios, es un arco de Triunfo que abría las puertas a la antigua ciudad. 
Cuando te dejas llevar por la ciudad de Pula y callejeas entre sus calles , de repente te encuentras otra de sus maravillas, el Templo de Augusto, allí en medio de la zona más decadente de Pula está este edificio dedicado a la diosa Roma y al Emperador Augusto, aquí siempre veréis a jóvenes y mayores sentados en sus escaleras, es un punto de encuentro de sus habitantes, además en esta misma Plaza se encuentra la oficina de turismo, lugar que os aconsejamos acudir para obtener un mapa e información de la urbe. 

En la parte más alta de la ciudad está el Castillo, una fortificación, con influencia veneciana,  desde la que obtendréis unas vistas impresionantes de la ciudad. 
Si el tiempo acompaña hay que darse un baño en la Playa de Stoja, alrededor de una hora de caminata, aunque si queréis podéis acudir en autobús, salen de la terminal que se encuentra junto al anfiteatro. Es una playa de grava con aguas cristalinas en la que encontrareis chiringuitos para tomar un aperitivo. 
La gastronomía croata es deliciosa, pero en la Península de Istria encontrareis los manjares más sabrosos, aquí son expertos en preparar pescados así que no lo dudéis y pedidlos acompañados de la salsa estrella de Pula, el Ajvar, a base de berenjena, pimiento y ajo, para los más carnívoros es típico comer Cevapcici, carne picada a la parrilla con cebolla y especias,  todo esto regado con un buen vino de la zona, se convierte en un buen plan para descansar de una jornada intensa. Y si eres un sibarita de la cocina, no dejes de probar algún plato aderezado con la famosa Trufa Blanca istriana, siempre que la economía lo permita, por supuesto. 

Si habéis llegado hasta Pula no debéis de dejar de visitar las Islas Brijuni, un archipiélago formado por 14 islas, muchas de ellas fueron lugar de residencia de la más exclusiva aristocracia, es más, el mismísimo Mariscal Tito se retiró a una de ellas. 

Desde el puerto de Pula podréis embarcaros en alguno de los barcos y ferris que os llevarán de excursión, sin duda merece la pena, Muchas de estas excursiones incluyen la comida a bordo del barco y luego os dejarán en alguna isla para que podáis disfrutar de un entorno maravilloso. Los precios de las embarcaciones varían pero hay que tener en cuenta que se acercan a los 30 euros. En la visita os ofrecerán ver  un zoo en el que hay animales exóticos, que perteneció en su día al polémico Tito, aunque hay quienes dicen que el zoo vivió tiempos mejores y que hoy en día está un poco desolado Otra opción es alquilar una bicicleta y recorrer la zona a tu aire, plan para todo tipo de personas. 
En el archipiélago veréis cientos de veleros, barquitos y demás embarcaciones que van recalando en las diferentes islas, muchos nos cuentan que la mejor forma de ver el verdadero encanto de las calas y del entorno natural es en barco, navegando por sus aguas transparentes y disfrutando al cien por cien de este paraje natural.