5 cosas imprescindibles que ver en Belgrado

Belgrado, capital serbia, es uno de los destinos más desconocidos a pesar de que sólo queda a unas pocas horas de avión. Esta ciudad es conocida por haber tenido el cruel destino de sufrir constantes destrucciones, siendo obligada a reconstruirse en más de 40 ocasiones tras soportar aproximadamente 140 batallas repartidas entre distintas guerras. Hay que tener en cuenta que Belgrado es un importante punto estratégico, situado entre Oriente y Occidente y considerada como la gran fortaleza del Danubio. Conquistarla era esencial para expandir el poder y la ventaja sobre los enemigos.

Sin embargo, una vez superados los conflictos bélicos fruto de más de 2000 años de crispada historia, la Ciudad Blanca no ha tenido más remedio que convertirse en un destino exótico donde la historia y el arte contemporáneo se deja apreciar en cada rincón de sus calles. Pasear por Belgrado es sumirse en el verdadero esplendor del siglo XX gracias sus edificios y monumentos más emblemáticos, que son los que queremos recomendarte en este artículo.

Belgrado, la capital de Serbia

Kalemegdan, fortaleza del campo de batalla

Antigua fortaleza de la ciudad defendida a la par que destruida por casi todos los imperios de especial relevancia para la historia de la humanidad. Hunos, celtas, godos, romanos, celtas o turcos son algunos de los imperios que han ocupado o atacado la esta ciudad fortaleza.

Es quizá uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, no sólo por su importancia histórica, sino por ser el punto en el que desemboca el Río Sava en el Danubio. Está situado sobre la loma de una colina que ofrece unas perfectas vistas no sólo a la desembocadura, sino también al resto de la isla. La fortaleza siempre ha estado considerada como el núcleo de la ciudad de Belgrado, que fue convertido en un parque público a mediados del siglo XIX.

En su interior podrás visitar algunos museos y monumentos, además del zoológico de la ciudad y una zona de restauración. Es el caso de la Estatua del Víctor, de unos 14 metros de altura y uno de los monumentos más famosos de Belgrado. Se levantó para conmemorar la victoria serbia sobre el Imperio Otomano y el Austrohúngaro justo en el punto donde se encontraba antiguamente el castillo medieval. Como curiosidad te diremos que iba a ser ubicada en la Plaza Terazije, pero acabó siendo levantada en la Fortaleza como consecuencia de las quejas por la desnudez de la estatua.

En el interior de la Fortaleza de Kalemegdan también podrás visitar el Museo Militar de Belgrado, que está situado justo en mitad del parque, en los fosos de la fortaleza. Cuenta con una gran cantidad de tanques, cañones y otros elementos bélicos. ¡Incluso un submarino!

Otras de las cosas que podrás visitar en el interior de Kalemegdan es la Torre de Nebojsa, que es uno de los pocos monumentos que quedan de la Belgrado del medievo, usada como cárcel para rebeldes por los turcos; la Iglesia Ruzica (“rosa” en serbio), que fue parcialmente destruida durante la Primera Guerra Mundial y, quizá por ello, está decorada con adornos hechos a través de armas y munición de la guerra.

fortaleza Kalemegdan, Belgrado

Calle Skadarlija

Si hay una espina dorsal que vertebre la Ciudad Blanca, esa es la Calle Skadarlija. Esta zona es la que se encarga de dar el color tan característico de la ciudad y está considerada como el Montmartre de Belgrado por ser la calle más bohemia y singular de toda la ciudad.

Tiene la ventaja de que es peatonal, por lo que podrás caminarla con toda la lentitud que necesites para empaparte de todos sus detalles y rincones. Te garantizamos que la Calle Skadarlija desprende un encanto especial a través de sus fachadas de dulces y vívidos colores pastel que provocan contrastes visuales, sus aceras repletas de terrazas floridas de los bares y restaurantes de esta zona tan animada y sus altos adoquines.

Además, si tienes curiosidad por la gastronomía y la cultura zíngara, estás en el lugar indicado para poder deleitar tu paladar y tu oído con la mejor comida y la mejor música. Dicen los serbios que las cosas hay que hacerlas por su alma puesto que es la mejor manera de vivir y lo cierto es que, recorriendo la Calle Skadarlija, protegida dentro del casco antiguo de la ciudad, podrás sentir ese espíritu artístico, filosófico y, sobre todo, bohemio que la ciudad ha mantenido durante siglos.

Calle Skadarlija, Belgrado

Mausoleo de La Casa de las Flores

La Casa de las Flores forma parte del complejo que se dedica al Museo de Historia Yugoslava. En este lugar es donde reposan los restos mortales de Josip Broz, conocido como “Tito”, así como los de su esposa.

Podrás visitar sus sepulturas, pero también una pequeña muestra explicativa sobre la vida del conquistador y su vida política, además de una pequeña lección resumida sobre la antigua Yugoslavia. Contiene una interminable colección de objetos que fueron obsequiados a Tito por parte de diferentes delegaciones de carácter internacional. Existe un tour por la Belgrado Comunista a través del cual podrás visitar La Casa de las Flores junto a un guía.

Templo de San Sava

Quizá no sabías que en Belgrado se alza una de las catedrales cristianas ortodoxas más grandes del mundo, la de San Sava, que está dedicada al fundador de la Iglesia Ortodoxa Serbia, de quien recibe su nombre, ya que fue una de las figuras más importantes de todo el país.

Fue construida en lo alto de la meseta Vracar, dominando el paisaje de Belgrado y formando parte de su skyline. Tanto la Guerra de los Balcanes como la Primera Guerra Mundial tuvieron una importancia vital en el proyecto de construcción, paralizándolo debido a los conflictos bélicos hasta 1919. Lo cierto es que, actualmente, este templo continúa siendo trabajado en su interior, siendo una de las aportaciones más recientes al patrimonio de la ciudad.

Calle Knez Mihailova, Belgrado

Calle Knez Mihailova o Calle del Príncipe Miguel

Es la calle peatonal principal de la ciudad de Belgrado, lo que hace que sea completamente imposible visitar la Ciudad Blanca sin pasar por ella. Además, su visita hará que puedas disfrutar de un rato sentado en alguna de las terrazas que se esparcen por esta calle, ya que cuenta con una gran cantidad de bares, cafeterías y numerosas tiendas donde podrás disfrutar de un entorno local auténtico.

Como curiosidad te diremos que está considerada como una de las calles peatonales de mayor belleza de toda Europa del Este, con un kilómetro de longitud que conecta la parte más administrativa de la ciudad desde la Plaza de la República hasta la Fortaleza de Kalemegdan.

Recorrerla es encontrarse con alguno de los monumentos de vital interés para los turistas que visitan la ciudad, como la conocida como “manzana de viviendas particulares” que representa el abandono de la arquitectura balcánica tradicional o el Pasaje Nikola Spasić.

Una cosa queda clara: si buscas un destino tranquilo que se aleje del radar de los turistas y de la masificación, Belgrado es el lugar ideal para un espectacular fin de semana.

 

Itinerarios interesantes

ESCAPADA ¿Está preparado para conocer la capital de Serbia? En esta escapada de 4 días podrá conocer una imagen interesante...
SALIDAS GARANTIZADAS EN GRUPO Descubre el país de increíble belleza, riqueza cultural e histórica, cocina extraordinaria, ambiente desenfadado y vida...
VIAJE A MEDIDA En este viaje de 10 días conocerán la esencia de Serbia, descubriendo los lugares de interés más...